viernes, 12 de junio de 2009

Escaparate no es lo mismo en todos lados

Hace poco estuve analizando el término "escaparate", un mueble que se encuentra en todos los hogares venezolanos para guargar ropa y otros artículos. Esto sucedió luego de leer una traducción de un discurso del élder Robert D. Hales, el cual ofreció en la Conferencia General Anual número 179 (abril 2009).



En dicho discurso, el élder Hales cuenta que su esposa y él fueron a una tienda y vieron un vestido muy bonito y muy caro que estaba en un "escaparate" y que, después de que su esposa se lo probó en el vestidor, "la dependienta salió, pasó cerca de donde [él] estaba, y volvió a poner el vestido en el escaparate".


Después de leer esa frase, me vino a la mente: "¿Cómo carrizo vieron ese vestido si estaba guardado en un escaparate? Debe ser que el escaparate tenía la puerta abierta" Así que me dediqué a investigar. Primero, por supuesto, hice una búsqueda de imágenes en Google y me encontré con esto:

"¡¿Qué?! Se equivocaron en esa imagen, ésa es una vitrina, una vidriera o cualquier otra cosa, pero no un escaparate", me dije. Así que continué con mi búsqueda y para mi sorpresa la mayoría de las fotos eran muy parecidas. "Wikipedia debe tener la respuesta correcta".

Definición de Wikipedia: "Un escaparate, vitrina o vidriera es el espacio situado en la fachada de los establecimientos comerciales destinado a exhibir tras un cristal una muestra de los productos o servicios que se ofrecen en el interior. El escaparate contribuye tanto a la venta como a la buena imagen del establecimiento". Pero, un momentico, hay que agregar algo aquí: "En Venezuela y Cuba, este término significa armario".

Bueno, en esta ocasión, el Diccionario de la Real Academia Española estaba de mi lado y suspiré profundo al determinar que definitivamente no estaba loco. Una nueva búsqueda en Google con las palabras "escaparate venezuela", arrojó el siguiente resultado:

En Venezuela, hay mueblerías especializadas en escaparates, los anuncian por televisión, en mi casa había tres (mi mamá todavía conserva uno de ellos), y allí era donde encontraba los tesoros más interesantes en mis tiempos de ocio (álbums de fotos, artículos antiguos, cámaras fotográficas, dineron, perfumes, etc.). No me cabía en la cabeza que un escaparate fuera lo mismo que una vitrina.

La realidad es que en la mayoría de los países ese archiconocido mueble que los venezolanos conocemos como "escaparate" tiene otro nombre y lo que conocemos como "vitrina" es en otras partes "escaparate". De hecho, en algunos países como Argentina, la palabra no es muy conocida, según mi compañera Nery Muller.

El idioma español es una lengua muy rica, pero su riqueza ha hecho que muchos nos malentendamos o no nos entendamos del todo. Así que hace falta unificar para que no causemos confusión. Quizás en este caso yo hubiera optado por "área de exhibición", una perifrasis que evitaría mi trauma del "escaparate" y permitiría que los 100.000 venezolanos que leen la revista Liahona entendieran el mensaje.

Dejo claro que no es pecado mortal lo que se ha hecho en la revista, nadie va a ser condenado por pensar que el vestido de la hermana Hales fue confinado a un espacio cerrado lejos de la vista pública o a dar al "área de exhibición". Al final de cuentas estamos aprendiendo las diferentes perspectivas de la gente de diferentes países, y creo que de vez en cuando es sano poner algunos de esos términos para que haya un intercambio y así enriquecer nuestra cultura. Si no fuera así, ¿cómo hubiera aprendido qué era un pomelo en otros países? Fue precisamente en una revista Liahona que lo aprendí.

Bueno, habiendo dicho esto me despido hasta la próxima, esperando que el artículo les resulte informativo, mas no reprensivo, impositivo ni demandante.

El Rincón Reticular. El nuevo intento del antiguo deseo de escribir.